No hay pájaros en la mina

_JGB0061Sólo reflejos viven en las aguas de las cortas. Aguas negras, iridiscentes, aguas muertas.

_JGB0065Aguas envenenadas con la sal de la tierra que excavaron generaciones.

_JGB0062Sólo el crujido de las chicharras en tre los pinos animan el hondo pozo en un verano sin pájaros, sin pájaros en la mina.

_JGB0053

La isla de los patos cuervo

_JGB8960Los espacios aparecen al final de la carretera, se han vuelto inabarcables, a lo ancho y en profundidad. Uno toma ahí verdadera consciencia del espacio. Si el rey de los horizontes es el del océano, este no se queda a la zaga._JGB9015Millones de metros cuadrados se llenan del intenso verde del arroz, entre cuyas hojas se adivina la especular lámina de agua que lo sustenta, y que a veces nos devuelve algún rayo del fulgurante sol del verano andaluz._JGB9029El olor a marisma es agradable y extraño, distinto de ese olor a marea baja que reconocemos los que nos hemos criado junto al mar._JGB8975_JGB8994Una vez ha pasado la pequeña avioneta amarilla, desde detrás del estrépito que deja el aparato, aparece un silvo suave de viento que remueve las hojas del arroz, y pulula como un susurro escondido el murmullo de los patos cuervos, las zancudillas y las picudas._JGB9048El arrozal parece hervir cuando surgen de la verde alfombra toda clase de volátiles que unen el verde del suelo con el azul, también inmenso, del cielo a través de una línea del horizonte que parece nivelada por el arquitecto de Dios. _JGB9008Un lugar extraño, grande y vivo, laberíntico e inabarcable, solitario hasta el abandono y hermoso hasta hacer brotar las emociones._JGB8978

Sombra y luz

_JGB8123Entre el arroyo y el puente del tren minero, en las piedras demolidas de un antiguo molino de rodezno, la luz se deja ver poco. Apenas entra entre los viejos muros de piedra y los tupidos chopos de la rivera. A la sombra eterna de verdín y humedad llega a media mañana un sutil rayo de sol que hace las delicias de los helechos que pueblan los restos del viejo molino.

Leitzalarrea

IMG_4348_RAW2Los recios vientos cantábricos dejan a su paso la humedad del mar en el valle de Leizarán, convirtiendo el hayedo en un delicado paisaje de verdes y arroyos que desgravan el repunte del estío.

Cada día

_JGB7967
Cada día, el Sol abre una de las siete puertas del paraíso. Cada día el tintineo de las llaves me despierta en este pequeño trocito de mi paraíso. Cada día el paraíso amanece delante de mis atónitos ojos. Cada día.

Agua en el agua

_JGB7900«Quisiera que mi vida
se cayera en la muerte,
como este chorro alto de agua bella
en el agua tendida matinal;
ondulado, brillante, sensual, alegre,
con todo el mundo diluido en él,
en gracia nítida y feliz.»

Juan Ramón Jimenez

Reflejo (V)

_JGB7429Excesos de luz para pintar lo real, lo confuso, lo reflejado.

Reflejo (IV)

_JGB7448No nos conocemos si no es en nuestro propio reflejo, no nos conocemos sin el espejo, sin la luz que nos ilumina. Somos a veces nosotros y a veces nuestro reflejo, somos la luz que nos alumbra.

De Estrella

_JGB7376El placer de ver, de observar algo tan sencillo, de reflejarlo y de enseñarlo, es patrimonio de todos los que afrontan con corazón sus sentimientos. Esta imagen captada por mi hija a sus diez años me trae toda esa inquietud que tenía por subir a ver las peonías de este año.

Verde (III)

 

_JGB7372_BW1La primavera viene a amplíar la paleta de colores y formas del bosque. Toda una pléyade de bichos y flores reparten color aquí y allá. Y el verde sempiterno de desenrolla de las hojas del helecho en volutas que poco a poco van convirtiéndose en el tapiz de fondo de la primavera. ¿Lo ves?