La isla de los patos cuervo

_JGB8960Los espacios aparecen al final de la carretera, se han vuelto inabarcables, a lo ancho y en profundidad. Uno toma ahí verdadera consciencia del espacio. Si el rey de los horizontes es el del océano, este no se queda a la zaga._JGB9015Millones de metros cuadrados se llenan del intenso verde del arroz, entre cuyas hojas se adivina la especular lámina de agua que lo sustenta, y que a veces nos devuelve algún rayo del fulgurante sol del verano andaluz._JGB9029El olor a marisma es agradable y extraño, distinto de ese olor a marea baja que reconocemos los que nos hemos criado junto al mar._JGB8975_JGB8994Una vez ha pasado la pequeña avioneta amarilla, desde detrás del estrépito que deja el aparato, aparece un silvo suave de viento que remueve las hojas del arroz, y pulula como un susurro escondido el murmullo de los patos cuervos, las zancudillas y las picudas._JGB9048El arrozal parece hervir cuando surgen de la verde alfombra toda clase de volátiles que unen el verde del suelo con el azul, también inmenso, del cielo a través de una línea del horizonte que parece nivelada por el arquitecto de Dios. _JGB9008Un lugar extraño, grande y vivo, laberíntico e inabarcable, solitario hasta el abandono y hermoso hasta hacer brotar las emociones._JGB8978

Anuncios